miércoles, 10 de marzo de 2010

Magno Concierto de Eva María Zuk homenajeando a Federico Chopin.


Un concierto que yo esperaba con grandes expectativas, las cuales se vieron rebasadas y por mucho. Hasta hice una lista de las piezas de Chopin que quería que la maestra Eva María interpretara.

Está por demás hablar del curriculum de la maestra Zuk, tiene un gran prestigio internacional, ha sido galardonada por gobiernos e instituciones, cuenta con varias grabaciones, y un magnífico repertorio. Tiene un libro titulado “Felipe Villanueva. Obras para piano” y un largo etc. Es de nacionalidad mexicana, nacida en Lodz, Polonia.

Llegamos temprano a la Biblioteca José Vasconcelos, como a las 10:30 y fuimos de los primeros en la fila, lo cual no nos sirvió de mucho, ya que los organizadores apartaron las primeras 10 o 12 filas, me hubiera gustado estar más cerca para apreciar el movimiento de las manos de la maestra Zuk y tomar mejores fotos, pero no se pudo y ni modo, el haber estado allí no lo cambio por nada.

La primera parte del concierto estuvo compuesta por interpretaciones de la obra de músicos mexicanos inspirados en el trabajo creativo de F.Chopin:

De Felipe Villanueva la maestra Zuk interpretó la Mazurka Sueño Dorado, el Nocturno Amar y el Vals Poético, de estas piezas, yo tristemente sólo conocía el Vals Poético. Ahora trataré de conseguir algún CD de este músico del Estado de México, de quien la maestra Zuk nos habló un poco entre pieza y pieza, nos comentó por ejemplo que Felipe Villanueva fue expulsado del Conservatorio de Música por “falta de talento musical”, frase que solamente encubría la verdadera razón de su expulsión, que era el racismo, al ser un mexicano con fuertes rasgos indígenas, no tenía cabida en una escuela para la clase privilegiada; lo bueno es que a pesar de eso se desarrolló como un gran músico en su corta vida (apenas 31 años). En las tres piezas de Felipe Villanueva elegidas por la maestra Eva María puede uno identificar claramente la influencia de Chopin en el músico mexicano.

Le tocó el turno de Ricardo Castro, de quien mi maestra de piano interpretaba excelentemente el Vals Capricho, la última vez que la escuché tocar el piano, interpretó precisamente esta pieza y fue en mi cumpleaños 18, ese fue su regalo; yo con esa interpretación me quedo, por lo que agradecí que no estuviera incluido en el programa. Las piezas de Ricardo Castro elegidas por la maestra Zuk fueron: Mazurka Op.46 y Polonesa Op.11. De Ricardo Castro la maestra Eva María Zuk tiene grabado un CD con el nombre “Composiciones de Ricardo Castro”, el cual no he podido conseguir, si alguien sabe dónde lo puedo adquirir les agradeceré me informen y ¡voy corriendo! La polonesa me gustó mucho.

La maestra nos comentó que los músicos mexicanos supieron muy bien distinguir los tres tipos de mazurkas polacas: mazurka, mazurka rápida y mazurka solemne.
La última composición de músicos mexicanos correspondió a Manuel M. Ponce, Balada Mexicana, en esta hermosa pieza, nos comentó la maestra Zuk, está inspirada la folclórica canción “Me he de comer esa tuna”.

Para el intermedio, despedimos a la maestra Eva María con una sonora y merecida ovación. A continuación música del homenajeado, a quien Polonia y yo le dedicamos este año.

Balada No.1 Op.23
Mazurkas Op.17 Nos. 1,2 y 4
Vals Op.42
Andante Spianato y Gran Polonesa Brillante Op.22v

Pude leer en el programa que nos proporcionaron que la maestra Eva María Zuk fue señalada como una “pianista extraordinariamente dotada para Chopin” y nos lo demostró. A mi humilde apreciación, su interpretación de la obra del músico polaco se equipara en excelencia al de el gran maestro Rubinstein, al menos a mí me gustan a la par, y realmente dudo mucho volver a escuchar una interpretación tan brillante y llena de emoción como la que presencié el domingo pasado; para mí, en lo que llevo de vida, es el mejor concierto al que he asistido.

¡El encore fue otro boleto!

Al terminar el concierto el agradecimiento del público fue de pié y por varios minutos de aplausos y ¡Bravos! La maestra nos agradeció de palabra y alguien del público de hasta adelante le grito "¡María la Heroica!" (era un sentimiento generalizado, yo desde mi asiento escuché a varias personas mencionar que deseaban que se interpretara esa pieza, por supuesto que yo compartía ese petición), la respuesta fue “El pueblo mexicano se merece la Heroica” y se dispuso a interpretarla. En los primeros compases del tema principal de la Polonesa Heroica, su público no aguantamos la emoción y rompimos en un caluroso aplauso, yo hasta lloré de emoción. Dudo mucho volver a escuchar una interpretación de esta hermosa pieza tan emotiva y de la calidad como la de la maestra Zuk, digo, ojalá suceda, pero realmente lo dudo.

Al terminar nuevamente agradecimos de pié y la maestra volvió a salir para despedirse con un Nocturno también de Chopin, el cual estoy un poco confundida si es el Op.27 No.1 o No.2.

Me hubiera gustado mucho acercarme y estrechar su mano, pero no me fue posible, por lo que le escribí un email a su facebook y dice:
“Querida Maestra, ayer tuve el privilegio de asistir al concierto de homenaje a Federico Chopin en la biblioteca José Vasconcelos, no tengo palabras para expresar lo mucho que me gustó. Su interpretación de todas las obras fue simplemente maravillosa; ¡gracias por su arte y por transmitirnos tanto! ¡La admiro muchísimo!”

De mi lista se cumplieron: La balada No.1 Op.23, el Andante Spianato y Gran Polonesa Brillante Op.22v y por supuesto la Polonesa Heroica.

Muchas pero muchas gracias a la embajada de Polonia, a la Biblioteca José Vasconcelos, Conaculta, y Gobierno del DF por organizar este magno concierto al que tuve el privilegio de asistir y que será inolvidable para mí y seguro para muchas de las personas que se dieron cita en la Biblioteca México el domingo 7 de marzo del 2010.

1 comentario:

controlzape dijo...

Cuando se echó el encore, yo estaba en la sala del catálogo, justo detrás del piano. Debo admitir que se me encueró el chino oyendo la heróica.

Casi, casi como con la 9na de B.